Bienvenidos a este mi intento de decir en letras lo que no siempre puedo decir en palabras







Deje su mensaje, para saber que ha estado, para saber que ha leido, para saber si le ha gustado... Su opinion me es muy apreciada





























sábado, 8 de octubre de 2011

Operación corte




¿Que pasó ?
¿Donde estoy?
¿Acaso me he dormido?
¡Que extraña sensación!, como si me faltara algo, pero, no puedo comprobarlo, estoy medio dormido, casi sin fuerzas, mis músculos no responden a mis deseos. Solo el silencio interno, y esa voz, que viene del hombre cubierto con una bata blanca…
-Tranquilo, hemos tenido que inyectarle un calmante. Eso te durmió, luego vino la
anestesia general.
Estabas muy nervioso,  -continuó diciendo la bata blanca-  casi como ahora
¿Cómo llegue?...,¿Quién me ha traído?.
Te cuento, pero, no te pongas nervioso, eso fue solamente rutina.
Ya no podías seguir así, vos te resististe siempre a este tratamiento, ya ves, a pesar
de todo, aún estas vivo¡¡
Deberías agradecernos lo que hacemos por vos¡¡
¿Agradecer?, me han traído a la fuerza, ¡contra mi voluntad! ¿Qué pasó?
Estabas sentado, más bien, comiendo una simple ensalada…
¡¡Si!! Ya recuerdo, vinieron a verme cuatro matones, cuatro asesinos sin escrúpulos,
                        me maniataron, luego sentí un profundo pinchazo en el brazo derecho, luego… nada
todo silencio.
¡Claro!, esa fue la anestesia, te resistías mucho, no teníamos otra forma de traerte, entre los cuatro, te pusimos en la furgoneta blanca y… acá estás, volviendo de la anestesia, ¿Cómo te sentís?. No ha habido posibilidad distinta, ¡¡tuvimos que cortar!!
¡Mal me siento!
¿Querés mirarte?, un espejo te va a ayudar a aceptar tu nuevo estado, no es tan grave, muchos hombres han conseguido vivir después del corte.
Se valiente, no queda otra, ya está hecho.
Todo ha sido una planificación de tu mujer. Ya estaba cansada de verte así. Demasiado largo para ella, le molestaba, le alteraba. La pobre te lo pidió mucho, pero vos, no le hacías caso, por eso, planeamos de hacerlo de esta manera.
Una operación de rutina, casi sin peligro, no te preocupes, todo salio bien.
Espero que en uno o dos años más, puedas venir solo, sin que tengamos que ir a buscarte. Después de todo… cortarse el pelo, ¡No es una tragedia!
Roberto Learsi



7 comentarios:

Lara dijo...

je,je,je, qué bueno Roberto. No sabes lo que me alegra que hayas vuelto con ese humor tan tuyo. Esa forma de decir tan Learsi, cuando consigues mantener el misterio de cual será la historia, su final.

Me ha encantado y, sobre todo, que hayas vuelto a escribir, a escribirnos.

Un abrazo muy fuerte amigo.

Roberto Learsi dijo...

Gracias, Lara..
Aunque la inspiracion, se aleja de momento, los amigos siguen estando firmes en los pensamientos... es para mi un verdadero orgullo, tenerte como amiga, mas aun sabiendo tu calidad indiscutible de cuentista, innata... nuevamente
Gracias
Roberto

Anónimo dijo...

Roberto te echamos de menos en Locus Literario,todavía hoy alguien preguntaba por ti.

Besos desde Asturias.

Old.

Delia (Maitri) dijo...

Jájajaaaa...genial! Es que uno se siente casi así cuando le cortan el pelo.

Un abrazo.

Lola Rubio dijo...

Me imaginé de todo según leía los acontecimientos, batas blancas, jeringuilla con somnífero, hombres de blanco.... pensé, ja ja pensé todo menos este ingenioso final.
Muy logrado. Ese es el buen oficio del escritor... sorprender al lector. Mi más sincera enhorabuena.

Anónimo dijo...

Casi un final trágico imaginé... hasta que desternillé de la risa, aunque para en mi infancia, lo vivía así... Tragedia y dolor cada vez que tenía que ir a la peluquería !!!

Lilian dijo...

Ja ja, me encantó comencé pensando en un tumor, luego en una resucitación no deseada, pasé por un secuestro y terminé en la peluquería, muy bueno.

Gracias ROBERTO.