Bienvenidos a este mi intento de decir en letras lo que no siempre puedo decir en palabras







Deje su mensaje, para saber que ha estado, para saber que ha leido, para saber si le ha gustado... Su opinion me es muy apreciada





























jueves, 7 de junio de 2012

Llamé a las puertas del amor, y solo pude oír las risas, el desprecio, la humillación, pisé la alfombra de un "te quiero" duro, decorado con el silencio de tus ojos.
Busqué desesperado la respuesta… trepé a la orilla de tu sábana cubierto por la espuma del miedo y la desesperación.
Me adentré, caminé, troté, corrí recorriendo tus contornos, con mis manos, mis labio recorrieron tus límites, embriagándome en tus aromas,
Los verbos, los sujetos, los objetos, las palabras, me abrieron paso hacia el abismo de tu escote y al fondo mismo del olvido.
Llamé, grité, gemí, lloré, y solo el eco de mi canto respondió al llamado.
Recosté mi pensamiento sobre una mullida cama de versos, jirones, pedazos de sentidos, algo de aliento,  un alfabeto frío y lejano me penetró hasta el fondo de las penas, me hirió y sangró conmigo hasta el alba, despertando en un campo impresionista, de luz mortecina,
rubia, de pasión, lujuria, miedo, y soledad, es el rostro del olvido, una muchacha, a imagen y semejanza de mis realidades, trotando por las arenas, surgiendo desde el fondo del mar, envuelta en el sol del mediodía, dulce melodía de labios humedecidos, límpidos, de ojos negrísimos, brillantes, tristes, dramática sinfonía de ruidos de mar, sol, arena, es el rostro del olvido.
Sin permiso entré al olvido, Abracé la muchacha, mondé el poema por su esquina mas dúctil y lo tragué. Era un poema fibroso, carnal, ardiente, tan límpido como el agua, Un poema lavado de recuerdos, ya había perdido la memoria en un recodo del camino, Un poema erecto, viril, con su guitarra blasonada de silencios, con la alegría rota en un falsete y la tristeza muerta y desolada. Un poema desnudo, como la muchacha, un poema sin nombre…
Ven, entra en mi poema, toca, palpa desnuda muchacha, que restriegas el poema por el iris, por las carnes, Te invito, entra al olvido, la puerta está abierta, así plácido poema con toda la piel poblada de arrugas, latiendo. Ven, no te acobardes, escucha el ruido del silencio, llamando a las cosas por su nombre. El hombre olvida, el poeta olvida, el amigo olvida, entra, ya no podrás salir. He puesto las siete llaves del olvido
Roberto 



11 comentarios:

Carmen dijo...

Me ha encantado Roberto.

Como verás,el olvido no te habita cuando eres capaz de transmitir tan bellos recuerdos del amor, la belleza, sensualidad y la poesía... Me ha gustado la sensibilidad a flor de pluma, como esos besos que se dan con el sigilo del silencio y el temor del desamor.

Has entrado de nuevo por la puerta grande de la Literatura a este olvidado rincón de tu sensibilidad.

Como siempre, un abrazo sincero; de amiga.

Roberto Learsi dijo...

Carmen, me asombra tu fidelidad... sos la única que comenta mis escritos...GRACIAS...
Las palabras de los lectores, sean estas críticas o no, son in verdadero incentivo, para continuar escribiendo
Nuevamente gracias...
Roberto

MarthaBCh dijo...

de Martha (Montevideo)
Gracias, Roberto, me has abierto la puerta de tus sueños. En ella habitan tantos olvidos, allí hay “versos, jirones de sentidos…”
Qué delicia navegar por ellos, escuchando a Bach para el cual no hay olvido y cuerdas de violines atando los sentidos. He leído que cada tanto te ausentas y renaces entibiando nuevamente tus letras. Eres poeta, hombre de su tiempo, y compartes tus letras con amor generoso.
¡Parece mentira que estés tan lejos! Pero llega tu brisa, y a través de tu blog y nuestra página de cuentos, te mando un gran abrazo desde este lejano Sur, desde mi Montevideo.

Anónimo dijo...

pisé la alfombra de un "te quiero" duro, decorado con el silencio de tus ojos...vaya inicio! Me gusta la cadencia de tus letras. Te mando un abrazo y gracias por compartir conmigo!

Viento_sur

Anónimo dijo...

No temas, el lector desnuda más su alma cuando lee. Porque lee su propia alma en cada palabra tuya. Magalucia

Anónimo dijo...

Roberto
sabe que:al no ser critica literaria ni poeta ni escritora mi comentario dejara de ser apegado a las reglas y tecnicas de escritura.Solo te puedo decir que cuando el autor de un texto logra que lo lea dos o mas veces es porque éste deja rastros de ser interior,de su sensibilidad y conmueve una parte de mi...creo que esa es la finalidad de un escritor y cumples esa premisa con mucho.
Un enorme placer pasar por tu blog,te visitare.GRACIAS Roberto por este momento placido ,por tus letras y musica,
UN abracito.
ana blaum

Roberto Learsi dijo...

A mi, que no me faltan palabras, he caido en un espacio agotado... no se como decirles, no se como agradecerles, gracias Martha Bch.
Gracias Viento Sur. Gracias Magalucia. Gracuas ana Blaum.... me han emocionado hasta las lagrimas, y vuestros comentarios me impulsan a continuar escribiendo...hasta que el silencio de una tumba calle para siempre mi parecer..
Gracias

Roberto Learsi

Lola Rubio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lola Rubio dijo...

Saludos, sus palabras denotan sentimiento puro, fuerza, puedo decirte que me han impactado de manera favorable.
Sigo leyéndole aquí o allá. Un enorme abrazo literario desde el corazón de España.

Anónimo dijo...

Roberto
No soy critica literaria...ni siquiera escritora,opino desde lo que me llega al corazón...lo que me emociona...
y solo puedo decirte..
bellísimo...
Un abracito
Iris

Lilian dijo...

Bien, pero me perdí Roberto, me hiciste sentir que quería quedarme y al segundo me llevabas a ese mundo del olvido.
Fui y vine. Siento que deseas hacer saber que a pesar de nuestros años la pasión camina centímetro a centímetro por nuestra piel. Es así? o interpreté mal?.
Gracias, hasta pronto, cuídate.